Día 68, miércoles 11 de enero de 2017, San Salvio. Isla Decepción.

hurleyshack-cachorros-perroEl sismólogo granaíno Enrique Carmona nos recordaba ayer -en las breves charlas, de alto valor informativo y didáctico, que los investigadores nos imparten cada atardecer, antes de la cena- una consigna clásica de la Antártida: “Para la dirección científica, dadme a Scott; para un viaje rápido, a Amundsen; para una situación desesperada en el hielo, arrodíllate y reza para tener a tu lado a Shackleton”. La cita es de Raymond Priestley, uno de los hombres de Shack, con quien también viajaba el retratista de la expedición, el gran fotógrafo Frank Hurley. En la Base Gabriel de Castilla hay un libro fantástico con todas las fotografías de Hurley, que no me canso de admirar, en especial sus retratos: el rostro humano de la Antártida. “Para la guerra, Bob Capa; para el fotoperiodismo, Sebastiâo Salgado; para la Antártida, dadme a Frank Hurley”.

Sus fotos de 1914-16 han envejecido como genuinas obras de arte: el final heroico del Endurance les confiere una dimensión histórica. Inspirados en los hombres de Shackleton, desde el respeto y las distancias, iniciamos hoy en este blog una sección colectiva, RETRATOS, el rostro humano de la XXX Expedición Científica Española a la Antártida. Una sección colectiva en todos los sentidos, porque las fotos serán contribuciones espontáneas de unos y otras: cada uno con su cámara, por modesto o torpe que sea, puede conseguir un instante mágico en el rostro de un compañero, una mirada, un gesto imborrable. Un recuerdo digno de figurar en este rostro colectivo: nuestro mosaico polar.

Al final de la campaña, serán casi doscientos retratos: son las personas quienes están delante y detrás de esta inmensa obra humana que es la Aventura de la Ciencia en la Antártida.

[Foto de portada: Paco Jiménez, cortesía de Miguel Ángel Jiménez Tenorio].

He aquí la primera Galería: