Siglos después de que Gabriel de Castilla hubiera llegado, en 1603, hasta la lat. 64º Sur, cruzando el Mar de Hoces que luego los ingleses rebautizaron como Paso Drake, el segundo español que pasó de verdad un año en la Antártida fue nada menos que un catalán independentista: Oriol Domènech i Llavallol (Barcelona, 1923). Seis años antes había estado otro español, el padre jesuíta Felipe Lérida (Soria, 1882), a quien corresponde el título de primer español en la Antártida.
 
El alpinista y aventurero Oriol Domènech viajó en 1952 como médico del destacamento Luna de la Armada Argentina, como contó entonces el diario La Vanguardia, el 22 de abril de 1954. Habrá que estudiar más a fondo su aventura polar, pero sirvan estas líneas breves para reconocer su mérito, “como el segundo español que pisó la Antártida”, pues la tripulación de Gabriel de Castilla no desembarcó en las Shetland del Sur, que sepamos.
 
Aquí tenéis su biografía en la Wikipedia catalana